Asombrosa, arriesgada, y de precisión: cirugía de fetos en gestación, para salvar la vida aún antes de nacer

Image
Fuente

Lo espectacular de la ciencia en labor. No tiene límites, son simplemente sorprendentes milagros en manos de seres con conocimiento bendecido.

WOW te invita a ver lo que hacen profesionales médicos por pequeños seres que llegan a la vida con perfección.

Sin ellos no podríamos estar mejor.

Image
Fuente

La cirugía fetal es una disciplina relativamente reciente y por ello no siempre conocida. Las primeras intervenciones se realizaron a mediados de 1995 y en 1999 se llevó a cabo la primera intervención en España. Este procedimiento, realizado mientras el feto aún se encuentra dentro del útero de la madre, se reserva a casos muy poco frecuentes; tan sólo 1 de cada 1000 embarazos requiere una operación de este tipo.

Image
Fuente

No obstante, su potencial es enorme; cuando el bebé tiene algún tipo de malformación o enfermedad que puede provocarle la muerte o secuelas muy graves, los profesionales médicos pueden hacer algo para curarlo o por lo menos retrasar el desarrollo de la enfermedad y así poder llegar al nacimiento.

Estas operaciones pueden salvar o mejorar enormemente la calidad de vida de estos pequeños.

Image
Fuente

Perforar para poder acceder al interior del útero es una tarea compleja; se han tenido que superar numerosas limitaciones técnicas a lo largo de los últimos años, desarrollando instrumentos cada vez más finos y pequeños y planificando cuidadosamente cada intervención, que debe ser muy rápida, con tal de evitar complicaciones como la rotura de membranas o el parto prematuro.

Image
Fuente

"Los instrumentos que utilizamos, fetoscopios, son muy largos y mucho más pequeños que los instrumentos endoscópicos habituales, y nos permiten operar a fetos por encima de las 15 semanas y hasta las 30 aproximadamente", dice un genio que hace milagros de la medicina.

Actualmente hay unos 14 tipos de intervención desarrollados con éxito, entre los que hay cirugías para tratar problemas relacionados con gemelos monocoriales (que comparten una sola placenta), obstrucciones urinarias, dilatación de válvulas cardíacas y tumores y obstrucciones pulmonares, como en el caso de Gonzalo. 

Image
Fuente

Un maravilloso ejemplo de esos pequeños pacientes a los que operan "los genios médicos" antes de nacer.

Él tenía una obstrucción en la tráquea que no le hubiese permitido nacer, pero la cirugía fetal le salvó la vida, y hoy es un niño perfectamente sano y feliz.

Cuando su madre estaba embarazada de 21 semanas, especialistas del Hospital Clínic y el Hospital Sant Joan de Déu, ambos de Barcelona, lo intervinieron quirúrgicamente para extirparle la membrana que obstruía su laringe. Gracias a esta operación, la primera que se logra con éxito en el mundo, Gonzalo es hoy un bebé sano y feliz.

Image
Fuente

En otro caso, el pequeño Ethan Leibbrandt habría muerto si no hubiera tenido una cirugía milagrosa en el útero. Aunque a los activistas del aborto les gusta hacer creer al público que los niños por nacer no son más que bolsas de tejido o células fetales, esta cirugía previa al nacimiento muestra que los niños por nacer son realmente seres humanos dignos de ser salvados y protegidos.

La pareja, padres de Ethan de Sudáfrica, finalmente descubrió que su bebé tenía una malformación congénita, un tumor benigno que se había desarrollado en el pulmón derecho del pequeño y que estaba usando poco suministro de sangre de Ethan.

Image
Fuente

El tumor ocupaba el 50% del espacio pulmonar, empujando el corazón del feto hacia un lado.

El tumor estaba causando un derrame pleural masivo (líquido en los pulmones), dando como resultado una forma de insuficiencia cardíaca.

Leibbrandt también estaba desarrollando un síndrome "espejo", que Bhorat, el médico, explicó que era "una manifestación materna de lo que estaba sucediendo con el feto".

Image
Fuente

La mayoría de los bebés por nacer mueren en esta etapa, pero no Ethan. Tuvo una cirugía salvadora de vidas en el útero que marcó la diferencia.

Unas horas después de su nacimiento, Ethan regresó al quirófano para que le quitaran el tumor e inmediatamente comenzó a hacer una notable recuperación.

Ahora, la familia tiene un niño pequeño feliz y saludable.