Cuando la falta de autoestima se nota en la cara: la nueva horrenda moda de inyectarse líquidos en la frente

Image
Fuente

Aburridos de tatuajes y piercings, los fanáticos del arte corporal en Japón están obteniendo una nueva modificación corporal que parecería sacada de los cuentos de horror.

WOW te cuenta la espantosa tendencia que tiene a todos preocupados por los límites que no tienen algunos seres humanos para atraer a otros.

¿Estaremos llegando a la degradación?


Image
Fuente

Se trata de un aspecto extraño que se logra bombeando solución salina en la frente hasta que se forme una gran rosca. El técnico luego presiona con un dedo en el centro del bulto, dándole una forma de agujero a modo de bagel.

La técnica es conocida con el nombre de bagelhead o cabeza de bagel, que toma su nombre de un tipo de pan con forma de rosquilla.

¿Quién no las conoce de ver a Homero Simpson? 

Image
Fuente

Pero como dice el fotógrafo Ryoichi "Keroppy" Maeda (Tokio, 1965), quien documenta y difunde este tipo de sesiones desde hace más de 10 años: "La cabeza de bagel no es lo más extremo que hay en el body art. Basta ver a la mexicana María José Cristerna conocida como "la mujer vampiro" quien según el Libro de los Guinness Records tiene la mayor cantidad de modificaciones en el cuerpo".

Image
Fuente

Él también dice que existen prácticas que van mucho más allá que la de cabeza de bagel como por ejemplo las orejas puntiagudas, quitarse el ombligo o las amputaciones de todo tipo de miembros.

Image
Fuente

El procedimiento no es permanente, y la protuberancia del bagel por lo general se desinfla durante el día.

Image
Fuente

Según un informe publicado en una revista, las inyecciones de solución salina y el encabezado de bagel surgieron de la modificación corporal extrema, llegando por primera vez a Tokio en 2007.

Image
Fuente

Hay quienes se animan a deformarse la frente en vivo y en directo como estos personajes de las fotografías que posaron para el lente de la National Geographic en uno de sus nuevos documentales que fue grabado en Japón.

Image
Fuente

Uno de los sujetos que se pone la cara de bagel en el vídeo cuenta que, con la aguja inyectándole la solución salina se siente como si su frente estuviera goteando por fuera.

Al finalizar el proceso está contento y dice: "Parezco delicioso", bromea.