El cantante inglés que se hizo más de 300 cirugías estéticas y casi pierde los labios por una de ellas antes de morir

Image
Fuente

WOW te muestra la transformación impactante de un reconocido cantante británico fallecido que luego de cientos de cirugías pasó de lucir como un hombre normal, a una especie de mujer deforme. 

Él era Pete Burns, el vocalista de la popular banda de Dead or Alive, un adicto a las cirugías plásticas. Así lucía en su juventud.

Image
Fuente

Sin embargo, aproximadamente a sus 30 años decidió que quería verse diferente. Así que empezó a practicarse cientos de cirugías.

Image
Fuente

Empezó con una rinoplastia. Juró no detenerse jamás con los procedimientos quirúrgicos, y lo cumplió.

Image
Fuente

Luego de 4 intervenciones más en su nariz y un par de implantes de pómulos, fue por más, rellenando sus labios para aumentar su volumen.

Image
Fuente

Pero algo salió mal: "En mi piel comenzaron a aparecer agujeros, y cuando apenas toqué mi rostro, escuché un silbido y un líquido amarillo salpicado en el espejo", recordó el músico.

Image
Fuente

Luego de demandar al médico por 450 mil libras...

Image
Fuente

Pete comenzó a operarse una y otra vez para tratar de solucionar el problema.

Image
Fuente

Pero lo que consiguió fue algo totalmente opuesto, su apariencia cada vez empeoraba.

Image
Fuente

A causa de eso cayó en una profunda depresión.

Image
Fuente

Incluso, tuvo que ser hospitalizado por una sobredosis de drogas que puso en riesgo su vida.

Image
Fuente

En las piernas, el corazón y los pulmones del cantante se formaron coágulos de sangre y émbolos.

Image
Fuente

10 días después logró recuperarse aunque su apariencia quedó aún más maltratada.

Image
Fuente

Con maquillaje siguió cubriendo las imperfecciones, se hacía llamar Frankenstein.

Image
Fuente

"Alguien podría pensar que soy el hijo más feo del mundo, pero no voy a cambiar esa apariencia", aseguraba Burns.

Image
Fuente

Pasó más de 300 veces por el quirófano y murió a los 57 años de edad por un paro cardíaco, su cuerpo no pudo resistir más tanto exceso.

Image
Fuente