Hubo que extirparle el ojo a una mujer que decidió no acudir a un profesional para hacer su maquillaje permanente

El maquillaje ha sido cada vez más invasivo sin que las personas se percaten del daño agravado que puede generar en la salud.

WOW te cuenta la historia de una persona que acabó con su vista.

Es muy triste.

Antes del procedimiento

Image
Fuente

Una mujer de 50 años perdió la visión en su ojo derecho por practicarse un tatuaje en la casa de una amiga sobre sus párpados con la intención de tener una delineado de maquillaje permanente por medio de una técnica.

Luego de la extracción ocular

Image
Fuente

Según contaron los especialistas de la clínica oftalmológica que recibió a la paciente en estado comprometedor, la persona que tenía a cargo el procedimiento no contaba con la experiencia necesaria, por lo que en vez de inyectar el párpado, inyectó el globo ocular.

La mujer recibió una inyección de anestesia dentro del ojo con una presión inadecuada que hizo que el ojo estallara y se saliera todo el contenido intraocular generando la exagerada inflamación.

Cerrando la enucleación

Image
Fuente

El riesgo de este procedimiento es que la víctima puede estar perdiendo no solo la visión del ojo, que ya es un hecho, sino el ojo en sí.

La secretaría de salud advierte que estas prácticas caseras son ilegales y no se aprobarán bajo ninguna circunstancia, pues luego de un estallido ocular se produce la enucleación del ojo o extirpación del globo ocular con preservación de los contenidos orbitarios: músculos, párpados, glándula lagrimal con la finalidad de colocar un implante que reemplace el volumen ocular.

Lo que realmente queda luego de la extracción

Image
Fuente

Este tipo de procedimientos invasivos deben ser realizados por un médico experto y profesional, debe realizarse con todas las condiciones de asepsia y técnica requeridos.

Las autoridades de salud recomiendan a las personas que desean someterse a tratamientos invasivos, a que lo hagan responsablemente para evitar poner en riesgo su vida o su integridad física.

Tu mirada al natural es mejor que cualquier delineado ficticio, en especial aquel que te priva de volver a ver el mundo con los mismos ojos.